Existen buenas prácticas al momento de tener sexo, recuerda que para hacer caso a tus instintos no hay límites, ya que nada es absoluto. Sin embargo inciden ciertos aspectos para determinar que la experiencia durante el encuentro sea única.

No debes ser un expertise en la materia, basta con conocer tu cuerpo, dejar atrás el miedo, la pena, los tabúes y el misterio que aún rondan el tema, para elevar este concepto y alcanzar el tan anhelado orgasmo que, cabe mencionar, no es lo más importante.

Recuerda que el sexo forma parte fundamental del ciclo de vida en cada ser humano, ya que todos venimos de él. Sin embargo muchas personas, aún hoy desconocen temas que deben aprender, incluso desde la educación básica.

Disfruta del buen sexo

Nunca te arrepientas de entregar todo en ese momento, ya que no solo estarás complaciendo a tu pareja al hacerle sentir especial. También estás entendiendo aspectos de tí mismo, explorando tu cuerpo y tu sensualidad al darle rienda suelta a tus instintos. 

Recuerda que el cuerpo está diseñado para sentir y dar placer, así que es hora de poner a funcionar esas buenas prácticas, aquí van 10 de ellas:

1. Intenta nuevas posiciones

No se trata de hacer acrobacias, sino de disfrutar varias posiciones que beneficiarán la forma de alcanzar el clímax; a la vez que ejercitas y relajas tu cuerpo.

2. Deja afuera tus inseguridades

Aprende a convivir con estrías, cicatrices y “lonjas”. Recuerda que durante el sexo ninguno de los dos está pensando en eso, ya que es mucho más agradable concentrarse en la sensación del momento.

3. Un buen ambiente enciende la pasión

No importa el lugar, pues entre más recóndito mejor, ya que causa cierto nerviosismo y excitación al no ser tan recurrente para llevar a cabo el acto sexual, esto no significa que dejes de lado la limpieza y la comodidad que brinda el sitio en el cual decidiste hacer el amor. 

4. El romanticismo nunca pasará de moda

Muchos le llaman “cliché”, pero son justo esos los detalles que nunca están de más, para activar la lujuria, la pasión y el amor. Así que no olvides las rosas, el chocolate, las citas en los hoteles y el champagne.

5. El preámbulo es lo más importante

Siempre hay una buena excusa para pensar en sexo, pero no debe empezar de manera mecánica, por el contrario ese momento previo al acto se debe reforzar mediante una buena sesión de masajes y otros hábitos sexuales, que permitirán afianzar la relación.

6. Fingir no es la salida

Simular que todo está saliendo a las mil maravillas no es otra cosa que el preludio de una relación sin futuro. La sinceridad siempre debe primar entre la pareja. Recuerda que al fingir no solo estás engañando a tu acompañante, también te estás negando la posibilidad de sentirte a gusto y vivir un momento placentero.

7. Ni muy muy, ni tan, tan

No se trata de aprender el kamasutra al derecho y al revés, solo se deben tener buenas prácticas para buscar la satisfacción de la pareja. Tampoco debes permitir que gane la “mojigatería”. Existe un punto medio que ambos van a encontrar, en el momento que se despreocupan del exterior.

8. Ábrete a nuevas posibilidades siempre

Hay zonas erógenas que necesitan estimulación, estas incluyen el área genital, pezones, cuello, espalda, entre otras, pero todo depende de lo que te guste. Para saber qué sí y qué no, es recomendable la masturbación y probar un poco de eso que jamás pensaste.

9. ¡Cuidado con la rutina!

La rutina es el enemigo número uno del sexo. Así como algunas personas afirman que es la base de todo, para otras no es primordial en su relación, pues lo ven como un acto mecánico, en el que desciende el deseo hasta convertirse en una relación de amistad. 

Recuerda que la decisión es de ambos, así que culparse de caer en ella no está dentro de las buenas prácticas. A pesar de que el tiempo de relación en una pareja puede disminuir el deseo, no es una excusa para dejar morir la llama de la pasión.

Recuerda cuál fue esa chispa que se encendió para que nunca se apague. Y si algo está mal, hay que hablar y buscar alternativas, incluso ayuda profesional.

10. Ten sexo seguro

La seguridad física y mental solo está en tus manos, disfrutar  y ser libre también, pero antes que todo, debes ser responsable con tu sexualidad, esa es la primera de todas las buenas prácticas.

El sexo seguro incluye el uso correcto de los métodos de barreras (condones) y el buen uso de los juguetes sexuales. 

Recuerda que tu protección y la de tu pareja es lo más importante en el momento de la decisión.

Conclusiones

Nunca dejes de descubrir y probar cosas nuevas en el aspecto sexual. Recuerda por dónde empezó la relación, busca ideas en internet, películas, videos, habla de tus experiencias con otras personas y comparte algo que quizás no sabías.En el sexo nada está dicho, pues las fantasías son infinitas y no se les debe poner límite.


Jamás debes subestimar la importancia que tiene el sexo, porque es intimidad, deseo, pasión, confianza y ante todo amor.