Si el cansancio te vence después del sexo, esto puede indicar que no estás utilizando tu energía sexual al máximo. Todas las actividades utilizan las reservas energéticas del cuerpo y el sexo no es la excepción.

Las culturas más antiguas del mundo se dedicaron a estudiar la sexualidad y su energía a profundidad. Existen distintas prácticas, disciplinas y ejercicios provenientes de estos estudios, que puedes practicar con tu pareja para sacar el mayor provecho al placer.

Con un buen manejo de la energía sexual no solo tendrás más control del acto, sino de la cantidad de placer y satisfacción que experimentarás. Continúa leyendo para descubrir cómo puedes manejar tu propia energía para tener los mejores orgasmos con tu pareja.

¿Qué es la energía sexual?

Cuando hablamos de energía sexual nos referimos a la única fuerza capaz de crear vida. A esto se le conoce como vitalidad y la sexualidad es el poder a través del cual se manifiesta.

La alquimia sexual o chi kung, es una disciplina taoista que se centra en la transmutación de sustancias internas para convertirlas en vitalidad. Con ello es posible utilizar el poder manifestador para ideas, pensamientos y acciones en cada área de tu vida.

¿Qué influye en tu energía sexual?

Existen muchos factores que pueden estar afectando tu desempeño en la cama. Las horas de sueño, la alimentación, la actividad física y el nivel de estrés son los más comunes. Los medicamentos, el alcohol y el tabaco afectan de forma directa a tu sexualidad.

Importancia de manejar la energía sexual


Aunque pudiera parecer lo contrario, la energía sexual no es infinita. Es necesario cultivarla y saber administrarla. Esto se hace desde el autocuidado, es decir, todos esos momentos de tu vida que rodean al acto sexual.

Consejos para Manejar Energía Sexual

La energía sexual se almacena en los genitales y, en el caso del hombre, se pierde a través de la eyaculación. La mayoría de las tradiciones ancestrales consideran que la eyaculación debe ocurrir en momentos especiales, es decir, no a diario.

Eso permite cultivar y sublimar la energía sexual hacia los centros energéticos más elevados del cuerpo. Así se consigue la manifestación de cualquier idea o pensamiento. Además, esto te ayudará a mejorar tu productividad, enfocando mejor tu concentración.

5 Claves para el manejo de la energía sexual

Existen algunas prácticas que puedes implementar, tanto dentro como fuera del dormitorio, que te ayudarán a manejar tu energía sexual adecuadamente. Con ello podrás tener un mayor rendimiento, tanto en el sexo, como en todas tus otras actividades.

1. Evita malgastar tu energía sexual

Cuando la eyaculación sucede cada uno o dos días, existe un desperdicio de la energía sexual. Un descontrol de esta vitalidad puede provocar fatiga, falta de concentración y, sobre todo, perjudicar en tu capacidad de disfrutar el placer.

2. No permitas que tu energía sexual muera

Si tienes un contacto sexual más esporádico o en estos momentos no tienes pareja, no significa que debas dejar morir tu energía sexual. La falta o el exceso de estimulación pueden influir de forma directa en tu vitalidad. 

Tener un contacto sexual más esporádico, o la falta de pareja, no significa que debas permitir que tu energía sexual se apague. Tanto el exceso como la falta de estimulación tendrá un influjo directo en tu vitalidad.

3. Hazte consciente de tu energía sexual

La clave para alcanzar el equilibrio en tu energía sexual es hacerte consciente de ella. Piensa en todas esas ocasiones donde la única forma de dejar de pensar en sexo es a través de la masturbación. 

¿Qué pasaría si pudieras utilizar esa energía para alcanzar lo que te propongas? Esto, además, te permite disfrutar con mayor intensidad el placer, al hacer de ello un ritual consciente. 

4. Controla tu eyaculación

No se trata de que ya no vuelvas a eyacular nunca, sino de elegir cuáles son las ocasiones en que deseas conservar o dejar ir tu energía vital y divina. Y es que, no todos los encuentros sexuales deben terminar con la eyaculación. Existen muchas formas de alcanzar el orgasmo.

Control y Manejo de Energía Sexual

El secreto para manejar mejor tu energía sexual es enfocarte, de forma consciente, en el momento. Si evitas la eyaculación justo cuando está por llegar, tu cuerpo se cargará de energía y podrás tener una mayor conexión con tu cuerpo.

5. Dale un enfoque más amoroso a la masturbación

Piensa en el acto de tocar tu cuerpo como una demostración de amor propio. Es un momento íntimo, donde la conexión entre tu cuerpo y mente puede incrementar el placer. Dedícale un tiempo y espacio, sin prisas. Explora todas esas partes de tu cuerpo que no siempre tocas.

Cuando sientas que estás a punto de eyacular, es momento de utilizar las 3 claves del Tantra:

  1. Sonido.

Utiliza tu voz para mover esa energía. Haz ruidos guturales y sonidos. Expresa tu placer.

  1. Movimiento.

Cuando llega el momento del orgasmo, el cuerpo tiende a contraerse. Expándelo. Abre brazos y piernas, levántate y mueve esa energía a otro lado.

  1. Respiración.

Evita la respiración rápida y superficial. Concéntrate en inhalar profundamente por la nariz y exhalar por la boca mientras haces sonidos y te mueves.

Conclusión

La sexualidad y el manejo de la energía sexual son algo mucho más profundo de lo que normalmente se dice. A través de una práctica consciente es posible poner esa vitalidad al servicio de tus proyectos e ideas, exponenciando además tu placer.

Siguiendo los consejos que te compartimos en este artículo todos los aspectos de tu vida se verán beneficiados. Tendrás una mayor vitalidad para realizar tus actividades y tus encuentros sexuales y de auto placer serán mucho más intensos.

Te puede interesar:

Sueños y Fantasías sexuales

Tantra sexual: Práctica milenaria