Sueños y fantasías sexuales

Sueños y fantasías sexuales

La imaginación es una parte fundamental en el encuentro íntimo, las fantasías sexuales se convierten en una excelente opción para lograr un momento diferente, lleno de pasión y satisfactorio tanto para el hombre como para la mujer.

Una de las alternativas para fantasear es por medio de los sueños, aquellas imágenes que llegan a la mente de cosas vividas o de situaciones anheladas tanto físicas como emocionales; Freud decía que “durante el sueño el inconsciente se libera”, No hay límites.

La fase del sueño donde aparecen las fantasías sexuales se denomina REM, es aquí donde los deseos toman fuerza y se apodera tanto de la mente como del cuerpo experimentando sensaciones placenteras, lo que se llama sueños eróticos.

Llegan a ser tan reales esos sueños eróticos que tanto hombres como mujeres pueden lograr excitaciones muy profundas llegando a tener orgasmos y son considerados saludables porque ayudan a liberar la tensión sexual acumulada.

¿Qué son las fantasías sexuales?

Tipos de fantasías sexuales

Las fantasías sexuales son representaciones eróticas en la mente, pueden llegar de forma voluntaria o involuntaria, algunos las expresan y otros no, aunque los hombres son más abiertos con estos deseos.

Tener estos sueños y fantasías es algo completamente normal en el ser humano, de hecho, recrearlas en la mente influyen positivamente en el momento del encuentro íntimo porque logra mayor excitación. 

Si bien en muchas ocasiones, las fantasías sexuales no se materializan, el tenerlas en la mente también permite escapar de la realidad y cumplirlas imaginariamente así vaya en contra de valores y creencias.

Tipos de fantasías sexuales

Existen dos tipos de fantasías eróticas en los seres humanos, las creativas que enriquecen las relaciones sexuales, despiertan la pasión y llevan a una excitación mayor a la pareja.

El otro tipo de fantasía sexual se denominan anheladas, que hacen referencia a los deseos que quisiera que pasaran y que llegan a ser muy extrañas, poco comunes o de fácil acceso.

Dentro de ellas existen un sinnúmero de fantasías eróticastanto en hombres como en mujeres, la creatividad sexual hace parte del ser humano y esos pensamientos despiertan aún más el deseo en un momento íntimo.

Fantasías sexuales más comunes

Estas son algunas de las fantasías sexuales más comunes tanto en hombres como en mujeres:

1.      Recrear escenas de sexo de las películas pornográficas

Esta fantasía es más recurrente en los hombres por su necesidad de satisfacer lo más posible a la mujer.

2.      Tener sexo con un extraño:

Muchos encuentran muy excitante tener un encuentro íntimo inesperado y fugaz con alguien que no conocen o fantasear con alguna celebridad.

3.      Un trío o sexo grupal:

Por la mente de los hombres en su mayoría, ha pasado hacer un trío en algún momento de su vida, esta fantasía también es muy recurrente. Fantasear con dos mujeres en la cama puede llegar a ser muy excitante.

4.      Tener sexo en un lugar público:

La adrenalina de sentirse descubierto en medio de un acto sexual hace de esto una fantasía muy divertida, una playa, el baño de una discoteca o de un avión se vuelven el escenario perfecto.

5.      Ser dominado o dominar:

Dar o recibir órdenes al momento del encuentro íntimo llega a ser muy excitante, tener el poder de dominar al otro y sobreponer el placer propio es una fantasía que no tiene género.

6.      Juego de roles:

Disfraces sexys y lencería temática juegan un papel importante en esta fantasía muy común en los hombres, salir de la rutina en el sexo puede llegar a ser muy placentero.

7.      Sexo Lésbico:

Fantasía de mujeres heterosexuales que quieren vivir una experiencia distinta, por curiosidad en la mayoría de las ocasiones pero que llega a ser muy placentera, aunque tu orientación sexual sea distinta.

8.      Voyerismo:

Ver a alguien teniendo sexo o sentir placer al tener un encuentro íntimo delante de alguien, es una fantasía muy recurrente, la parte visual se vuelve muy importante y necesario.

Ver a su pareja desnuda o disfrutar al ser el observador de la masturbación de su pareja es muy excitante para el otro, especialmente en los hombres quienes disfrutan admirando el cuerpo de la mujer.

9.      Sadomasoquismo:

La mente puede llegar a ser tan poderosa que este tipo de práctica peligrosa, así denominada por muchos, puede llegar a ser placentera y convertirse en una fantasía sexual más que todo en los hombres.

¿Es bueno tener fantasías sexuales?

¿Es bueno tener fantasías sexuales?

Como se ha mencionado anteriormente, las fantasías sexuales pueden llegar a ser un ingrediente muy interesante en el momento íntimo con la pareja, la creatividad en la cama, salir de la rutina y buscar la pasión en lo desconocido puede augurar un buen polvo.

Sin embargo, según los especialistas, existen fantasías que son mejor que se queden en la mente, porque pueden llegar a ser peligrosas y atentar contra la integridad de la pareja.

Pero si la pareja tiene los mismos gustos sexuales, se siente cómoda y sus fantasías son similares, no hay razón para no cumplirlas siempre que el otro se sienta cómodo y quiera cumplir dichas fantasías.

Lo importante es vivir un momento lleno de pasión, satisfacer las ganas y las fantasías sin perjudicar al otro, tener esos sueños eróticos que desahogan esa energía erótica retenida, disfrutar al máximo el poder sexual que existe y dejarse llevar.